Los sistemas de recuperación de producto redundan por una parte en la mejora de calidad de las producciones

Al evitarse las interfases entre agua y producto no se produce dilución de producto y los estándares de calidad de los lotes permanecen inalterados desde la primera a la última tanda de producción. Por otra parte. Se produce ahorro al evitarse las mermas de producto provocadas por empujes no controlados del producto en las tuberías. Así mismo, se reduce la materia orgánica que se desperdicia hacia las plantas de depuración con el coste que conlleva su correcto tratamiento.

La eficiencia en el uso de las materias primas y con ello los sistemas de recuperación de producto constituyen un claro ejemplo en el que confluyen en la misma dirección los intereses empresariales con los intereses colectivos de mejora y cuidado del medioambiente