La mayoría de los procesos industriales en los lácteos y la comida, requieren un eficiente sistema de lavado.

Estos sistemas de lavado son denominados como CIP (Clean-in-place) los cuales permiten el lavado de los equipos, tanques de proceso y tuberías sin que afecten el normal funcionamiento de la planta de proceso.

Nuestros estudios respecto a los CIP no se limitan a entregar la “lavadora de tuberías” al cliente sin conocer la instalación que se quiere limpiar. No todos los CIPs valen para todas las instalaciones. El CIP debe “adaptarse” a la instalación que tiene que limpiar y el diseño de las instalaciones de proceso debe ser tal que permita la limpieza automatizada. Para que una instalación cumpla su propósito el diseño del CIP y de la instalación de proceso se deben afrontar con criterios de conjunto y no separadamente.